Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Las noches del Camp son para distendernos.

El Duomo se convertirá en escenario, en encuentro, epicentro artístico, armado para contagiarnos de un mood chill y que la noche se abra para lo que nazca, libre, tanto para quienes estén dentro y fuera.

La idea es que el Duomo se convierta en un espacio abierto, invitando a quien quiera compartir sus canciones, sus reflexiones, poesías, intervenciones, o cualquier expresión borrando el límite de lo correcto, celebrando la imperfección y la espontaneidad.